Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 24 de junio de 2016


ORACIONES PARA DÍAS DIFÍCILES
                                               
Texto y foto de O. Gomas.

 
 
 

EL CREDO
 

Creo en la angustia padre todopoderosa, creadora de la rabia y los temores, y en la depresión, su única hija, nuestra señora, que fue concebida por obra y gracia de la locura chavista y nació de su caos, se padeció bajo el poder del comandante, fue crucificada, masificada y aumentada, descendió de los infiernos, subió a la tierra y está sentada a la diestra de Maduro y de allí ha de venir a apoderarse de los vivos y los muertos. Creo en todos los tipos de neurosis, en la desesperación colectiva, los estados depresivos, los tratamientos psiquiátricos, la carencia del Prozac, y en el llanto incontrolable. Amen

 

VALIUM NUESTRO
 
 

 

Valium nuestro de cada día, que ya ni estás en las farmacias, santificado sea tu nombre, venga a nos tu tranquilidad, hágase tu voluntad así en el día como en la noche. El sueño diario dánosle hoy y controla nuestras zozobras, así como el miedo por la pérdida del trabajo, la inflación y la delincuencia desatada y no nos dejes caer en la desesperación. Amen.

 

AVE VENEZUELA
 
 

 
Dios te salve Venezuela, llena estuviste de gracia, el Señor fue contigo, bendita eras entre todos los países y bendito fue el fruto de tu vientre, que cayó en manos del Cuba y del diablo, de los ladrones y de los vendidos, de los sádicos y los bruto. Santa María hija de Dios, ruega por nosotros y elimina a estos locos pecadores y sálvanos ahora y hasta la hora de nuestra muerte. Amén
 
 
GLORIA
 
 

Gloria al revocatorio, y a la Asamblea y al Espíritu Democrático, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

YO PECADOR CHAVISTA
 
 


 
 

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante vosotros hermanos, que he robado mucho dinero, en las obras que no hicimos, y en las que hicimos, y en los presupuestos y por omisión. Que acabé con las familias, con las riquezas de la patria, con los hospitales, con su historia y la sumí en la pobreza y la escasez de todo. Que acabamos con las universidades, con el trabajo, encarcelamos injustamente, regalamos el petróleo, compramos jueces, abandonamos al pueblo y desatamos la peor inflación posible, Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros hermanos, que intercedáis por nosotros ante Dios, Nuestro Señor para que no nos envié a los infiernos a hacerle compañía al creador de este desastre. Amén.