Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 29 de agosto de 2015


ORDÉNESE
 
Texto y Fotos: O.Gomas. Archivo.

 

 


 

 


 La gente ha perdido un poco el hábito medieval de meterse en Órdenes, esas  asociaciones o cofradías que se ajustan a nuestro temperamento y a los objetivos que tenemos en la vida.  Si bien la mayoría de las hermandades conocidas hasta ahora son de naturaleza religiosa y tienen su origen  en los países fundadores de la cristiandad y las logias masónicas y rosacruces, en Venezuela han empezado a ponerse de moda ciertas agrupaciones secretas de la más variada naturaleza con fines realmente interesantes.

 
A continuación presentaremos algunas de las más populares y de las cuales usted  puede hacerse miembro sin costo alguno siempre y cuando respete los sagrados fines del grupo:

 
 
 

 
 

 
ORDEN 

Congregación de los Ermitaños de Guarenas.

 

NOMBRE VULGAR

Los Traslapuerta.

 

FUNDADOR

Mario, el cojo de Petare.

 

FINES

Esconderse del hampa.

 

REGLAS

Meditar sobre lo que nos está pasando y no salir de la casa sino una vez al año.

 

EXTENSIONES

El Comando Paradegenerados de la Gobernación del Estado Táchira.
 

 

ORDEN 

Cofradía de los Casi Santos Humillados.

 

NOMBRE VULGAR

Los necios de trapo.

 

FUNDADOR

Julio Machichanda, alias Cara e´ bobo.

 

FINES

Llorar por las maldades que le hacen las mujeres.

 

REGLAS

Reunirse para hablar de los daños que le haya ocasionado alguna dama fuerte de carácter y ponerse a llorar desesperadamente cada vez que lo recuerda.

 

EXTENSIONES

La Santa Congregación de los Resignados del Zulia, Los Anacoretas Quejones de Tinaquillo y Los Santos Sayonos de Chuspa.

 

 
ORDEN

Gran Orden de los Testaferros de Caracas.

 

NOMBRE VULGAR

Los protectores de lechuga.

 

FUNDADOR

Melo Conte.

 

FINES

Salvar el nombre de gente necesitada de anonimato y conservar los negocios del protegido.

 

REGLAS

Prestar el nombre y el apellido con devoción y amor al prójimo por una suma razonable.

 

EXTENSIONES

La Asociación de Abogados Encubridores de Alto Funcionarios, La Cofradía de la Culpa Disimulada y el  Club de los Hombres Invisibles.

 

 
 
ORDEN

Fraternidad de las putas viejas.

 

NOMBRE VULGAR

Las malqueridas.

 

FUNDADOR

Maria del Carmen Calatrava Mendoza del Toro, alias “Hamaca rota”.

 
FINES

Reivindicar el derecho al trabajo de sus miembras cuando llegan a la edad madura.

 
REGLAS

Repartir placeres hasta el último momento.

 

EXTENSIONES

Club de Ligeraz Ocultas de Barcelona, Asociación de Mujeres Alegres de la Avenida Casanova,  Congregación de las Damas de San Juan, El Club Las Alquilatetas de Aragua,  La Cofradía de las locas del Colegio San José de Marbes, La Santa Orden de Monjas Gozosas de Tejerías y la Orden de las Vendecuerpos en oferta de Guárico. 

 

 

ORDEN 

Suprema Orden de los Necios de San Guillermo.

 
NOMBRE VULGAR

Los Necimundi.

 
FUNDADOR

Pablo, el idiota.

 
FINES

Hablar pendejadas y opinar sobre lo que sea sin saber sobre el asunto.

 
REGLAS

Introducir la necedad como modus vivendi  en cualquier centro  de población sin proyectos definidos.

 
EXTENSIONES

El partido Unico de Idiotas del viejo Estado Zamora,  La Asociación Venezolana de Imbéciles, La Congregación Universal de los Gafos, La World Idiot  Corporation y  La Unión de Seguidores de Pedro I el Mentecato.
 

 

ORDEN 

Hermandad  de los flojos natos de Macaracuay.

 
NOMBRE VULGAR

Los reposadores.

 
FUNDADOR

San Herminio el Tranquilo.

 
FINES

La vida contemplativa.

 
REGLAS

Observar bien las vainas que pasan y asombrarse.

 
 EXTENSIONES

Club de Flojos de La Matica, Asociación Los Reposacompleto de Cata, El Gran Centro de Perezosos del Estado Cojedes, Asociación Nacional de Descansadas del Hogar, Los Miratranquilos del Hatillo, Club de Observadores de pájaros del Estado Bolivar, Peña Los  Mirones de Maracay, Cenáculo Universal de los Calmudos, Grupo de Seudo Monjes Sentados de Parate Bueno, La Asociación de los No Puede Ser de Higuerote y Los Nomeapures del Estado Vargas.

 

 
ORDEN

La Cofradía de Jalabolas Ignorados.

 
NOMBRE VULGAR

Los Tensacuerdas.

 
FUNDADOR

Heliodoro Masparro, alias “besa zapatos”.

 
FINES

Democratizar un poco la repartición de las prebendas del poder.

 
REGLAS

Demostrarle a los que están arriba su grandeza, lo justo de sus actos, la justificación de sus errores y las grandes cualidades innatas  que les adornan.

 
EXTENSIONES

Ninguna como ellos.

 

 
ORDEN 

El santo Orden de  los Borrachos Itinerantes.

 
NOMBRE VULGAR

Los mareaditos.

 
FUNDADOR

Tiburcio Gomez, cañita.

 
FINES

Promover el disfrute de los placeres del alcohol destilado entre conocedores y abstemios.

 
REGLAS

Catar todo tipo de productos etílicos de origen agrícola, la acetona, el kerosene  y otros aguardientes derivados del petróleo.

 
EXTENSIONES

Cualquiera de las asociaciones de borrachos nacionales federados, Destilería  Santa Teresita, Rones Unidos, La Confederación de los amantes de la Ginebra barata, La Cervecería Polo Norte, Morris Muriel y sus frascos de placer y Representaciones Alka Zelt Zen para  América Latina.
 

 

ORDEN 

El tabernáculo de los Camaradas  Cenobitas.

 
NOMBRE VULGAR

Los vainarrara.

 
FUNDADOR

San Oportuno mártir.

 
FINES

El disfrute de todas las posibilidades que ofrece el poder y tranquilizar a los que sufren de sus arbitrariedades.

 
REGLAS

Recibir, disfrutar, prometer, recibir, prometer, disfrutar, prometer, recibir, disfrutar, prometer, disfrutar, recibir.

 
EXTENSIONES

Varios partidos nacionales y del extranjero

 

 
ORDEN

Congregación Los Admiradores de Mangos Móviles.

 
NOMBRE VULGAR

Los mira y goza

 
FUNDADOR

San Crispín ojo ´e lanza.

 
FINES

Culto y observación de las mujeres buenas.

 
REGLAS

Disfrutar del espectáculo de rostros, senos, piernas, curvas, traseros y cabellos  de  mujeres sabrosas, ricas y provocativas.

 
EXTENSIONES

Asociación de Miradores de Apartamentos de enfrente de Bello Monte, Club Nacional de Rozones en Autobuses Llenos, Comando Nacional del Regimiento Universal de Mira Picones y la Santa Congregación de Los Deleitantes de Playa Pantaleta

 

 

ORDEN

El gran Cabildo  de los hijos del Comercio Carnal.

 
NOMBRE VULGAR

Los malnacidos.

 
FUNDADOR

Adolfo J. Hitler.

 
FINES

Fregar  a otros.

 
REGLAS

Perjudicar, destruir, dañar, deteriorar, inutilizar, arruinar  cualquier cosa sin que importe su estado, lugar o condición

 
EXTENSIONES

EL PSUV, el E.I. y muchos otros, pero generalmente figuran como asociaciones humanitarias y populares.

 
 

ORDEN

Comunidad de Los Hijos de la Sorpresa.

 
NOMBRE VULGAR

Los boquiabierta

 
FUNDADOR

San Nepomuceno del Tepuy

 
FINES

Promover la actitud de admiración e incredulidad ante todo lo que ocurre

 
REGLAS

 
Admirarse, sorprenderse, pasmarse y extrañarse de cualquier cosa sea creíble o  increíble.

 
EXTENSIONES

Grupo Los No puede Ser del Estado Lara, El Regimiento de los soldados de la Perplejidad Razonable,  La Hermandad  de la Duda Metódica,  El Tabernáculo de los Escépticos de Marín, Las Santas Hijas de las Dudas Marianas, Federación  Mundial de los Te Juro que yo no sabía que eso estaba Pasando.


 

sábado, 22 de agosto de 2015


CONTRATO MORTAL
 
Texto y foto: O.Gomas.

 
 
 

 


Hace dos días, en el ejercicio de mi función de Juez Penal, mientras reflexionaba sobre el alarmante crecimiento de las muertes en el país, recordé la  extraña carta de un reo acusado  de varios asesinatos,  y la cual escrita a mano y en letra estremecida me había enviado días antes de la sentencia. Este era su texto:

 
“Ciudadano juez, yo Lucio Mondragón, procesado según el expediente C-923.3 de ese tribunal, me dirijo a usted a objeto de declararme culpable del asesinato  voluntario con alevosía y premeditación de las treinta y cinco  personas de que se me acusa, todas ultimadas en distintas  formas y ocasiones. 

Declaración esta que le hago, no a objeto de obtener clemencia, sino a los simples efectos de la tranquilidad de mi conciencia. No obstante, para su conocimiento  quiero informarle de los siguientes hechos y circunstancias:

En la mañana del día 4 de Abril de 2.005, se presento a mi hogar en Sabana de Madrigal, una señora de rostro hermoso, extremadamente sensual, que vestía una capa sobre la ropa y de la cual se  desprendía un olor de perfume extraño que nunca antes había experimentado. No obstante su belleza tentadora, había una profunda tristeza en  las líneas de su rostro, y de sus ojos, de un mirar profundo y un verde inexistente en ningunos otros ojos que hubiese visto, se reflejaban una preocupación extrema.

 Sorprendido de esa presencia en mi habitación, a donde no se como entró, mi primera reacción fue un contenido grito de asombro. Luego de una sensación que oscilaba entre la fascinación por su belleza y un desagrado que emergía del más profundo de los caminos secretos de mi alma,  pregúntele quien era, que deseaba y como había entrado en el lugar. Cual no sería mi sorpresa cuando la encantadora dama,  quitándose la capa me dejó ver sus largas piernas de un torneado que rayaba en la perfección, y luego de sentarse en una punta de mi cama sin dar repuesta a mis preguntas, dijo:

- Lucio, perdona,  pero vengo a plantearte algo que no será de tu agrado y tendrá graves consecuencias por el resto de tus días.

La miré aún más estupefacto y tratando de calmarme un poco pregunté:

-¿De que se trata señora?

Allí empezó a hablar aquel encanto de mujer:

- Lucio, yo soy la muerte. He venido por ti. En tu corazón hay una arritmia que en base a tu código genético y por la voluntad de quien te diseñó, con un simple gesto de mis manos  puedo detener el flujo de sangre que viaja de  tu corazón hacia  el cerebro y será tu adiós al mundo en este día. Nada podrá detenerlo que no sea mi voluntad, porque es un mandato superior del que no hay escapatoria.

 
En aquel momento palidecí. Mi pecho latió aceleradamente y sentí un apego por  la vida tan fuerte que nunca imagine que existiera dentro de mí. Obnubilado y sin poder proferir palabras, a partir de ese instante fue ella la única que continuó el macabro diálogo.

-Que no se apodere de ti la desesperanza –dijo-  Se  realista ante lo que voy a decirte.  Tengo poderes extraordinarios. Todo lo vivo me pertenece luego del corto ciclo que se les ha dado solo para constatar que antes no fueron  y que en  breve tiempo ya no serán.  Te aclaro, es mi obligación el control de los lapsos de la vida y la densidad del mundo en un límite  que me fue establecido como condición para disponer de los poderes extremos que disfruto.  Siempre fui cumplidora de mis deberes. Impulsé guerras, movilicé gérmenes, epidemias, desaté pasiones furibundas y mantuve en el poder por largo tiempo a tiranos asesinos. Pero el crecimiento del mundo me hizo cada día más difícil la tarea. Las guerras y las enfermedades del pasado solo sirvieron de alerta para la habilidosa  raza humana,  que aunque me permitía mantener un cupo todavía aceptable de cosecha, les llevó a reducir las beligerancias y a controlar las enfermedades que los liquidaban en masa. Para aumentar mis dificultades, el incesante crecimiento de la excitación erótica aumento la población a niveles que ya me han puesto en déficit con mis compromisos.  Esa es la razón de mi presencia en la placidez de tu morada. Ahora necesito  auxilio individual. Hombres que para prolongar su vida se comprometan a entregarme  muchos cadáveres en el transcurso de la suya. Tú eres uno más de ese ejército de asesinos que estoy formando. Deberás matar continuamente en tu ciclo existencial. Te traspaso parte mi peso y para sobrevivir deberás cumplirlo. De otra manera, prepárate,  hoy será el día final de tu existencia y solo puedo decirte, mira al cielo desde esa ventana estrecha y respira por tus ojos el azul profundo de la mañana, porque será tu postrer mirada.

 
En el acto señor Juez sacó un pergamino de su bolso y  colocándolo a un lado de la cama  expresó:
-Este es el contrato que te dará la salvación, léelo, fírmalo y cúmplelo para que alargues la fecha de tu muerte.

 De él, señor Juez  transcribo el texto:

“Yo la muerte, dueña de toda la vida en todas las comarcas conocidas, Reina soberana de la mínima expresión vital que se arrincone en  cualquier orificio del más perdido lugar que tenga espacio en el planeta, Emperatriz implacable de la destrucción de cualquier forma celular que exista en todas la galaxias existentes y las que seguirán existiendo  por miles de milenios en el eterno devenir del tiempo,  con el pleno poder que tengo para establecer las condiciones contractuales de toda relación que me vincule, acuerdo con  Lucio Mondragón, hombre, de esta tierra, de  lugar y profesión sin importancia, un acuerdo de obligatorio cumplimiento de su parte para sobrevivir por el lapso de cuarenta años más contados desde este día,  y el cual se regirá por las siguientes reglas de obligatorio cumplimiento:
1.- El contratado se obliga a exterminar con sus propias manos a la mayor brevedad y en la forma y medios que desee, a un mínimo de 35 personas, sin distinción de edad, sexo y condición social,  en un plazo no mayor de cinco años contados desde la fecha de la firma  de este acuerdo.
2.- El contratado deberá comprobar la cesación de toda manifestación vital en cada uno de los objetos de su obligación, y rematarlos de forma artera  en el caso de que un postrer aliento indujese a pensar en la más mínima posibilidad de salvación.
3.- Por cada diez personas a las cuales me entregare por encima del cupo establecido, el contratado disfrutará de un año extra de vida de la que aquí le he concedido, sin que en ningún caso pueda superar los cien años, salvo que aceptaré un  mayor lapso en estado de absoluta decrepitud.
4.- Queda fuera de territorio de acción para el contratado la zona del medio oriente en donde ya he establecido las debidas representaciones para el auxilio en mis funciones.
5.- El contratado jura que no pertenece a la infantería de marina de los Estados Unidos, ni a grupos terroristas de creencia musulmana o cualquier otra, que pudieran alterar la contratación de alto nivel que tengo suscrita con ese  tipo de organismos.
6.- De mi parte solo quedo comprometida  a respetar su vida por el tiempo arriba señalado.”
 
Ese fue el contrato que firme señor juez,  y le confieso que el instinto de conservación ha sido el que me obligó a las aberraciones que cometí y que han desgarraron las fibras de mi destrozado corazón.”
 

El caso, pienso como juez, podría parecer la espléndida defensa de un criminal astuto o las elucubraciones de un demente…. pero hace dos meses que recibí una carta semejante, y esta mañana, para mi estremecimiento acabo de abrir una tercera….