Share It

sábado, 27 de junio de 2015


                            

                                                       COMO REBUSCARSE 

 
Texto y Fotos O.Gomas. Archivo

 
 
 

El rebusque cada día se hace más áspero. La competencia arremete con lanzas de acero y aristas cortantes. En el país aumenta el desempleo mientras el pueblo sigue desesperado por el precio de la comida si se consigue, de los cines, la ropa y  los pocos huecos que quedan para alquiler.

Pero el poder de la esperanza humana es imperecedero.  Mientras llega Mandrake y arregla esto o Dios provee, he aquí varias salidas prácticas y productivas para ayudarse en el rebusque:

 

ACUMULACIÓN DE MINERALES
 
 
 

 

 

Aproveche el aumento de los precios de los metales y empiece a recoger los objetos de aluminio, hierro, cobre y uranio que la gente bota a la basura.  Monte su depósito y fúndalos en su horno casero haciendo lingotes para la venta.  Las monedas de níquel que tanto fastidian en el bolsillo valen más como metal que como dinero. Las roscas de bombillos rotos, las piezas desechadas de carros en los talleres casi se cotizan como ellos. Quédese con los cubiertos de restaurantes en donde las facturas son muy altas porque deben estar incluidas en el precio. Extraiga los minerales que vienen en los alimentos, recuerde que el berro es rico en hierro y la sardina tiene zinc, claro, si las consigue. Guarde el papel de aluminio de las barras de chocolate.  Recoja desechos de uranio tirados en la calle y vea si todavía está enriquecido o fue botado por exceso de radiación. En caso de que esté enriquecido ofrézcalo a la embajada de Irán que está pagando buenos precios.  No olvide que las piedras son una mezcla de minerales mezclados, recoja las que pueda, y con un martillo, una lupa y una pincita para cejas, píquelas y separe los componentes para luego fundirlos.  Si es delincuente no deje de considerar el plomo que le lanzan sus rivales o la policía en un encuentro armado, después del tiroteo regrese al sitio y saque las balas que quedaron en la paredes y si hubo muertos por accidente, pídale  a los familiares que les devuelvan el plomito explicándoles que esa bala era para usted. Recuerde, quien controla los metales controla la riqueza.

 

PUNTO DE REFERENCIA
 
 
 
 

 
 

Si tiene un puesto de periódico o un tarantín situado en una calle sin nombre, y sabe que todo el mundo lo usa como punto de referencia diciendo “De donde está el puesto de periódico  dos edificios más arriba” o “Del  perro calententero de la esquina, la primera a la derecha” Cobre al que lo use como referencia. Si ve que nadie le paga múdese de sitio a cada rato para confundir o cambie  el objeto del negocio de vez en cuando para que no lo usen gratis.  El precio a cobrar puede estar en relación a la importancia del negocio para el cual lo usan o  fije un porcentaje sobre su facturación bruta sin incluir el IVA.

 

ADMINISTRADOR DE MENDIGOS
 
 
 

 

 
 

Adminístreles los ingresos a mendigos.  La mayor parte de los trabajadores de la indigencia no están organizados para administrar adecuadamente sus limosnas. Usted puede ofrecerles una persona  para que les lleve el sombrerito, laticas atractivas, contarle los ingresos del día separando monedas falsas, botones u otras cosas que le meten degenerados de la caridad.  Luego de determinar la entrada bruta señálele el monto de los  impuestos a pagar, tanto nacionales como municipales, el IVA y cobre su comisión por el manejo. Siempre déjele algo porque va a pensar que así no es negocio. También puede alquilarles niñitos con hambre o equipos médicos para simular problemas de salud.  Eso sí, trate de trabajar con mendigos con punto para que después no se le den a la fuga, no olvide que mendigo es mendigo.

 

EMPUJES DE EMERGENCIA
 



 
 
Ofrezca sus servicios para empujar carros accidentados. Para ello es importante ir por toda la ciudad en busca de la clientela. Cobre en base a la marca, modelo y  la tranca que ha formado el carro accidentado. Igual si esta en subida o en bajada. Las mujeres y los  que cargan un vehículo robado siempre pagan más para salir del apuro.  Y salvo que usted sea una persona muy fuerte, no se ofrezca para el empuje de camiones cargados de cabilla o sacos de cemento, esos pagan bien pero pueden sacarle una hernia. No incluya los autobuses porque a estos siempre los empujan los pasajeros apurados.

 

HAGASE VICTIMA DE PERROS
 
 
 
 

 

Provoque a un perro al que el dueño esté paseando, de manera que el animal lo muerda una pierna  que previamente habrá protegido con un latón y rodeado de bolsitas de salsa de tomate. Cuando esto ocurra y se vea la mancha roja en el pantalón, déjese caer al suelo pegando gritos desesperados. Amenace con una demanda pero tránsese con una indemnización al nivel del tamaño del perro. Una vez que le hayan dado el dinero, mire de reojo para ver cómo le quedaron los colmillos al pobre animal. Si se los destrozó con el pedazo de latón salga corriendo no vaya a ser que lo demanden a usted.

 

AYUDA MASIVA
 
 

 

 Pídale tres billetes de cien bolívares, de esas que ya nadie quiere, a un millón de personas, lo que le permitirá acumular un interesante capital de trescientos millones de bolívares en poco tiempo. No es mucho pero le dará para comprar algo.  Es importante que comprenda  los siguientes puntos: 1) No lo haga a título de mendicidad  porque los corazones humanos últimamente se han puesto tan peludos no le darán ni una moneda de a bolviar. 2) Hágase un plan en donde el pedido es para completar, sean  entradas de cine, el tanque de gasolina, tomarse una cerveza, comprar veneno de ratas, pagar la luz o lo que sea, diciendo que le robaron la cartera y está desesperado. En casos de gente muy apretada dígales que lo secuestraron y lo acaban de dejar en ese sitio y no tiene para el taxi.  El plan supone un lapso de trabajo de cinco años recorriendo distintos lugares del país a un promedio realista de quinientos colaboradores diarios. Si el tiempo le parece muy largo aumente el monto del pedido  o el número de colaboradores diarios.

 

CAZADOR DE METALES PRECIOSOS
 
 



 

 Salga a la cacería de oro y plata.  Métase a bucear en piscinas, pasee por las playas, montañas, camine cuadras y cuadras mirando solo al piso en sitios muy transitados, que son los lugares  donde la gente suele perder anillos, zarcillos u otras prenditas de oro. Informes serios del Fondo Monetario hablan de buscadores profesionales  que levantan hasta dos kilos semanales y los califican como el principal factor de contención del precio del oro y de la plata.

 

 
ENCONTRADOR DE COSAS CAIDAS EN EL CINE
 
 



 
 
 
 
 Váyase a un cine con una linterna y esté pendiente de la gente a la que  se le haya caído algo en la oscuridad.  Cuando vea que está desesperada y no la encuentra, acérquesele  y dígale en voz baja que usted tienen una empresa para encontrar cosas perdidas en el cine y por un módico precio lo alumbrará por debajo con la linterna para que la recoja. No utilice el desagradable sistema de esconderle los zapatos a la gente que se los quita mientras mira la película para después cobrarles por el rescate, porque además de lo incómodo de los olores es un delito sancionado por el artículo 345 del Código Penal, que dice: “El que dentro de un cine  y aprovechando la oscuridad desplazare de sus sitio los zapatos de un cineasta concentrado en ver su película, será penado con prisión de dos a cuatro años.  Si a la hora de devolver el zapato le diese uno de otro espectador, la pena será aumentada a un año. Se considera agravante el que el zapato devuelto tenga un número menos que el de la víctima.”