Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 23 de julio de 2016



EL SUPER YO DESATADO

 
Texto y foto: O. Gomas. Archivos

 
 
 

 

 

                    NUEVAS TEORIAS SOBRE EL EGOISMO.

 

          La mayor preocupación del egoísta promedio, radica en una falta de reverencia por parte de los demás a sus necesidades de posesión, así como la ausencia de una credibilidad total a sus puntos de vista y el respeto absoluto a sus pertenencias.
 
La constante presión de que es víctima el "Yo" de estas personas por el peso asfixiante de los "tú", los "él", los "vosotros" y los "ellos", representa un factor de lógica perturbación a su personalidad individualista, ya que aunque estos pronombres personales sean legítimos y tienen derecho de ser usados en cualquier conjugación verbal, las actuales tendencias socializantes que dominan en el quehacer colectivo les han venido acorralando el ego, afectando peligrosamente su condición de eje principal en todo.

Pero a nuestro criterio, la desventaja que padecen los egoístas modernos está en la falta de un adecuado gremialismo. Con él, sin la menor duda habrían hecho valer sus derechos frente a la apabullante existencia de los que les rodean. Es evidente, que el poder ser atacados individualmente les ha vuelto presa fácil de la crítica y las pretensiones de los otros, arrebatándoles sus legítimas aspiraciones de no dar y diezmándoles esa incontrolable vocación de ser la figura de primer orden.

Ya en los años veinte, a raíz de la catástrofe del Titanic, en donde se empezó a reafirmar la tendencia a dejar pasar primero a las mujeres y a los niños, John Scott, un verdadero egoísta inglés que sobrevivió al terrible accidente montándose él solo en una balsa que hasta el último momento no quiso compartir con nadie, molesto por la actitud de "dejar pasar" que había proliferado entre los capitanes y los caballeros de la época victoriana, fundó la Real Sociedad Británica de Egoístas, con sede en Londres y oficinas de reclutamiento de Glasgow y Liverpool.

La agrupación, que al principio acogió en su seno a un apreciado número de individuos para quienes lo más importante del mundo eran ellos, se consolidó por un tiempo bajo las banderas de la pedantería, y los clásicos ideales de lo mío es mío y los demás que arreen.
Lamentablemente, la incipiente asociación, que pudo llegar a ser uno de los pilares fundamentales del Imperio Británico, fracasó rotundamente ante la dificultad de armonizar a tanto ególatra junto. Como era de esperarse, las terrible batallas que se presentaban entre los miembros a la hora de tomar la palabra o de repartir las mejores partes del bufet, crearon una tensión y un roce permanentes entre los socios, que poco a poco se fueron volviendo insoportables.
Scott, en un intento para evitar el hundimiento total del grupo, logró convencerlos de mantener activos al menos dos pequeños núcleos que consideraba fundamentales: "The British Leage egainst any kind of loan" (*) y la "Royal Society for defense of my". (**)  

Pero al final las tendencias individualistas terminaron por llevarlas a la total disolución, haciendo que cada quien cogiera por su lado.     Afortunadamente la ciencia de nuestros días ha logrado importantes avances en el estudio y comprensión del egoísmo. En la Universidad de Harvard, el profesor Bert Ballei y un grupo de investigadores mormones lograron establecer que las bases de la afirmación del yo absoluto se desarrollan en el verdadero egoísta nato durante los primeros años de la lactancia. Ballei y su equipo realizaron experimentos con niños particularmente egoístas y con exagerados deseos de figuración, logrando determinar que éstos, en el período de alimentación mamaria, mientras chupaban un seno de la madre, agarraban fuertemente el pezón del otro con los dedos de los pies para impedir que alguien se lo tocara.

Más adelante, ya con cierto uso de razón, estos niños egoístas tendían a enterrar en el jardín sus dulces y juguetes para que no se los cogieran y ladraban si alguien se acercaba. Los intentos y la imposición paterna a compartir con los hermanos producía entre ellos frustración hasta los días de la pubertad, desencadenándoles el llamado Complejo Superior de Edipo, ya que no les bastaba con desear a su madre, sino que ampliaban el deseo sexual con las madres de sus amigos, y en algunos casos llegaron incluso a desarrollar el dramático Complejo de Antofagasta, o sea, el deseo de poseer sexualmente a la abuela por el simple placer de arrebatársela a su padre.

Fue gracias a estos estudios, que se ha podido detectar entre otras cosas, la curiosa tendencia de los egoístas a no pegar la gripe ni otros tipos de virosis ya que las desean exclusivamente para ellos. Un tema fascinante que forma parte de los esquemas secundarios del egoísmo absoluto, que fueron tan bien desarrollados por el gran filósofo portugués Joao Goncalves de Sousa en su siniestra obra "Meu meu y sólo meu".

 

(*)  "Liga Inglesa contra todo tipo de préstamos.

(**)  "Real Sociedad, para la defensa del yo".

 

 

 

 

 

 

 

 

sábado, 16 de julio de 2016

CINEFILIA


Textos didácticos para los amantes del cine

Textos y fotos de Otrova Gomas. Archivo.






 DELITOS EN LA OSCURIDAD



Por Fino Valdurraga
Acomodador

Si bien algunas personas piensan que el cine podría ser considerado como un relajante contra el estrés o como una expresión artística compleja, para aquellos que durante toda la vida hemos luchado contra el engaño y la mentira no es más que una enorme estafa; un medio delictivo por el cual un director de cine acompañado de una banda organizada nos venden como auténticos mundos irreales, personajes inexistentes, situaciones imposibles y bellezas ilusorias, con el fin de sacarnos del bolsillo una pequeña suma de dinero, que aunque parezca insignificante desde el punto de vista individual, cuando se le arrebata al mismo tiempo a millones de personas constituye un delito de grandes proporciones.
El hecho de hacerlo en grupo, cometerlo en un lugar oscuro y que se emplee la violencia propagandística contra las víctimas, supone los agravantes de agavillamiento, nocturnidad y empleo de la fuerza, y el que se utilicen como atractivos especiales mujeres y hombres hermosos maquillados de manera provocativa, supone la seducción, así, como el hecho de que nos induzcan a ver la función comiendo cotufas saladas e ingiriendo Coca o Pepsi para hipnotizarnos, implica el agravante de usar sustancias psicotrópicas, lo cual vuelve cómplice a los dueños de la sala y a los empleados que participan en la función.
Las razones básicas que argumentamos los partidarios de calificar al cine como un crimen es que es tal la intensidad de absorción de la conciencia del espectador durante la proyección de una película y tan poderosos los medios técnicos empleados para engañar al espectador, que a diferencia de la literatura ellas inducen a vivir mundos irreales que dejan las huellas de la mentira por el resto de la vida.
Aunque los directores y productores insistan en su argumento de que el cine es arte o un simple y honesto negocio, los que nos consideramos víctimas del engaño cinematográfico pensamos que la manera como se embolsican su dinero los actores - los delincuentes más cotizados de la banda-, la manera odiosa como se lo gastan y la fama que explotan después de cometer el crimen no puede quedar impune, por lo que pedimos que se empiece de inmediato con el enjuiciamiento de todos los culpables y se les apliquen las penas establecidas en la ley.




GRANDES ACTORES

Por Brick Markus
Crítico de Arte






De manera injusta y por los enormes intereses que siempre hay en juego, la crítica cinematográfica solo comenta el trabajo de los directores y los protagonistas principales de las películas, dejando de lado la actuación de unos de los personajes más importantes del cine, me refiero a los extras de reparto, esas estrellas mal pagadas y de breve actuación  que son fundamentales para que la fantasía cinematográfica pueda ser creíble.
Entre ellos, uno de los más brillantes ha sido Ray Morrinson, (Pensacola, 1.958)  quien apareciera durante tres segundos en LA NARANJA MECÁNICA de Kulbrick haciendo el papel de policía – el cuarto a la izquierda  en la toma de la comisaría- y se luciera por dos segundos inolvidables en EL TERCER HOMBRE, donde se le ve caminando en la parte trasera de la gran rueda  justo cuando la cámara enfoca el rostro de Scotten.
Lo importante en el caso de Morrinson es que no es un extra artificioso. Sus asombrosas actuaciones siempre confunden a los espectadores, que jurarían que las escenas en donde él aparece son completamente naturales.
En UN ASESINATO EN MANHATAN, a pesar que solo lo vemos de espalda, él nos muestra su nivel de gran actor al mover la cara hacia el puente de Brooklyn con absoluta naturalidad.  Si vemos esta película en DVD y detenemos la imagen  en la parte cuando se le ve rostro, se puede  constatar su garra cinematográfica, la misma que demostró en QUITATE PERRA, de Rolimberg, el hombre de pantalón azul y camisa roja que sale bailando junto a otras parejas detrás de los protagonistas.  Y si bien aquí los enfoques fueron rapidísimos, durante el segundo y medio de cada toma también nos muestra sus cualidades de bailarín, las mismas que demostró en NO, JAMAS ME PISARAS LA COLA, de Enrique Lazo, o la sublime atravesada de calle dando brincos en CALLATE IDIOTA de Sandway, en la cual aunque está fuera de foco durante el medio segundo de su aparición muestra una confianza en el papel  que rebosa los treinta minutos de la actuación de Cage. 
Para la crítica seria que está despertando en estos días,  es imperativo señalar que las actuaciones de Morrinson no son de las que se limitan a caminar como anónimo en calles congestionadas, hacer de vagabundo sentado en un banco lejano o de comensal en restaurante –no olvidemos la impresionante actuación que tuvo por casi un minuto  en LA PIZZA CON HONGOS VERDES, en la cual mientras Jane Fonda y Lisa Minelli  hablan sobre el robo, a él se le ve detrás haciendo como si masticara el pedazo de goma espuma que simula pizza-  sino que también puede hace de herido con la cara vendada en un hospital, corredor en maratón, o tirado entre los cientos de soldados muertos en las películas de guerra,  un trabajo que en conjunto muestran su habilidad para parecerse a una persona común y corriente,  y le vuelven de los actores de aparición fugaz más importantes que ha producido Hollywood durante los últimos cincuenta años.



EL DESTINO DE TARZAN






Los amantes del cine clásico viven preguntándose qué pasó con las películas del famoso rey de la selva, ausente de la pantalla grande desde hace mucho. Mientras que Superman y otros súper héroes van y vienen y salvan al mundo a cada rato, la zaga de Tarzan como que  sido interrumpida después de su último film a fines de los ochenta. Aunque muchos no se atreven  a decirlo, sabiendo que siguen en el aire varias interrogantes sobre el tema, pasamos a responderlas para informar sobre el destino del personaje y su familia.

P: ¿QUE HA PASADO CON EL FAMOSO HOMBRE MONO?  ¿ES QUE YA NO HABRÁ MÁS PELICULAS DE ESE GÉNERO?

R: La ausencia de Tarzan de la pantalla se debe a dos factores: primero a la avanzada edad del hombre mono, y segundo al problema de las hambrunas y las guerras civiles en África. 
Como es de suponer, el conocido personaje ya pasó de los 90 años, con lo cual cada vez se le dificultaba más  brincar entre árbol y árbol, pegar los potentes gritos de otros días, agarrarse con leones  y enfrentarse a los monos más jóvenes de su tribu. En 1.979 al tratar de lanzarse desde una liana peló gajo y cayó estrepitosamente sobre las cámaras y las luces de la filmación  fracturándose la cintura.  Aunque después del accidente algunos directores habían aceptado que filmara con bastón y dobles, la notoria falta de agilidad en lugar de emoción despertaba lástima, especialmente  cuando al enfrentarse a los enemigos con el palo para caminar, estos se lo quitaban y terminaban dándole la paliza a él. Fuera de eso está el problema de que al perder casi toda la masa muscular del pecho se parecía más a uno de los nativos autóctonos que al rey de la selva. 

En el intento que hizo  Walter Sharper en 1.990 para darle una oportunidad en su proyectado film “EL EX REY DE LOS MONOS” (de la Warner),  las escenas de los chimpancé más jóvenes lanzándolo contra el suelo y golpeándolo despiadadamente, así como los gallos que se le iban cuando pegaba el grito le hicieron desistir.
Actualmente el viejo Tarzan vive  retirado en un árbol gigante al que se subió durante esa última filmación y del que no se ha podido bajar. Come ocasionalmente hojas, o los cambures que le lanzan los monos que se compadecen con sus terribles gritos, pero que ahora son de hambre.

Algunos directores han tratado de volver a filmar estas aventuras con otros actores jóvenes. Uno fue Kent Marcus, director norteamericano que lo intentó en el 2.001 para la Paramounth, pero tuvo que abandonar el proyecto cuando a casi todos los candidatos que llevó para el papel de Tarzan  les daba asco besar a la mona Chita.  Luego estuvo el intento de Fucho Esteras, de la Texas Film,  quien fue devorado por un caimán cuando cerró uno de sus ojos para encuadrar la imagen de una toma. El último fue Jean Bocardieu, un director de la izquierda francesa quien cayó con todo su equipo en manos de rebeldes tusi, que se comieron a Chita en sancocho, violaron a Jane y lo fusilaron a él junto a su equipo de producción.   Después más nadie lo intentado.  


P: ¿QUE ES DE LA VIDA DE SU HIJO BOY?

R: Antes que nada  no está muy claro si Boy es hijo de Tarzán. Mas bien se sospecha que se lo robó a unos expedicionarios ingleses para tener un muchacho que le hiciera los mandados, luego convenció  a Jane de que era su hijo con una gorila blanca para que esta no pensara que no había tenido experiencia sexual.  En todo caso el muchacho abandonó la selva después de su última película en 1.980 y se fue a vivir a los Ángeles donde trabaja en un zoológico dando de comer a los monos tití. Actualmente está  bajo control médico por estrancagalitis aguda, una infección mortal que trasmite el pupú de elefante  cuando se anda descalzo por la selva.  

P: ¿Y QUE DEL DESTINO DE CHITA Y JANE?

R: Jane abandonó al rey de la selva por un camarógrafo turco durante la filmación en 1.985, para que la llevara a buscar una peluquería. La pareja terminó instalándose  en Chicago, pero después que le cortaron el pelo, Jane dejó al camarógrafo por un vendedor de perros calientes dominicano y se fue a Manhattan,  en donde viven felices con sus diez hijos, veintitrés nietos y sesenta y cuatro biznietos.
Se sabe que en 1.990, durante un safari a Kenia fue a visitar a Tarzán, pero este todavía molesto por el abandono no le quiso dirigir la palabra y solo le lazaba conchas de cambur desde la  mata en donde vive retirado.
 Por su parte a Chita se la comió en 1.997 un león al que vivía provocando. Este se vengó del popular chimpancé cuando vio que Tarzán ya era un viejo decrépito incapaz de salvarla y que la mona casi no podía correr por el reumatismo.